Observatorio de denuncias de torturas, abusos, coacciones, casos de corrupción, violaciones, asesinatos y otros crímenes cometidos por el sistema.

domingo, 8 de enero de 2017

Argituz asegura entre 1979 y 1980 ocurrieron al menos 15 violaciones por parte de grupos parapoliciales ultraderechistas españoles

Informe de la asociación Argituz asegura entre 1979 y 1980 ocurrieron al menos 15 violaciones por parte de grupos parapoliciales ultraderechistas españoles.

Este listado es INCOMPLETO y está en constante construcción.

Si dispone de más información sobre cualquiera de estos casos o información sobre casos que no aparecen, le rogamos que nos remita esos datos a info@argituz.org

Este listado no contiene nombres por motivos relacionados con la legislación de protección de datos personales.

MUJERES VIOLADAS Y MUERTAS, CON REIVINDICACIÓN POLÍTICA

Se incluyen en este apartado los casos en que se han denunciado agresiones sexuales cometidas durante un espacio de tiempo concreto, entre finales de 1979 y durante todo el año 1980 especialmente. En ese espacio temporal se suceden una cadena de violaciones con tinte político y con reivindicación: cuentan con un mismo modus operandi en el que actúan dos o más individuos, exhiben armas, emplean vehículos, interrogan a sus víctimas, amenazan y anuncian nuevas violaciones, que son reivindicadas políticamente, preferentemente como BVE. Es de destacar la edad joven de las víctimas, en dos casos con resultado de muerte.

09/01/1980.

En Loiu-Lujua. Mujer de 17 años. Tenía estudios de Secretariado. Cuidaba a niñas y niños en Algorta, mientras que por las noches perfeccionaba el euskera en Sondika. Según sus tías, “solía ir a manifestaciones, pero eso era algo habitual en las chicas de su edad” (Punto y Hora, p. 17). Fue maltratada, violada y muerta a cien metros de su casa. No le robaron nada y fue salvajemente torturada. Punto y Hora lo relata así: “El cadáver apareció semidesnudo, llevando únicamente una camiseta que le cubría la parte superior del cuerpo. Tenía el brazo roto y en el costado aparecieron huellas de pinchazos profundos que el asesino o asesinos debieron provocar con algún objeto punzante. El cordón de una de sus botas lo tenía anudado al cuello, por lo que se pensó que la causa de su muerte había sido el estrangulamiento. También el cráneo aparecía destrozado en una de sus partes” (p. 16). Reivindicó el hecho el Grupo Armado Español (GAE.) Se creó una comisión popular investigadora y la familia tocó todos los resortes posibles, pero, en palabras de las tías de la joven, “la Guardia Civil hizo muy poco por investigar el crimen. En general, y a pesar de la comisión popular investigadora, poco se hizo por llegar al fondo de las causas del asesinato. Se contrató a un detective pero no pudo aclarar nada. Todo eran trabas, tanto en el campo jurídico como en el de la estricta investigación policial (…) Nosotras fuimos alguna vez al Cuartel de La Salve, pero era perder el tiempo, porque nos trataban de malas formas y no sacábamos nada en claro” (p. 17). La madre, por su parte, relacionó la muerte de su hija “con los grupos de Fuerza Nueva” (p. 17). ABC cuantificó en 5.000 personas las que se movilizaron en Bilbao en la manifestación de protesta (13/01/1980, p. 80). A una mujer del comité de investigación, comisión que surgió para aclarar esta violación, y que había escrito un artículo sobre el caso (“Ana Tere, ni una violación sin respuesta”, en Punto y Hora), el 23 de enero y en su ausencia, le allanaron su casa en el Casco Viejo de Bilbao, sin forzar la puerta. Se la registraron (muebles volcados, cama deshecha, armarios vaciados…) y le pintaron en la pared “Marxista. Cerda. Te vamos a violar”, junto a las siglas FN (Fuerza Nueva). Pero no será el único caso relacionado con la joven víctima en el que actúan los “incontrolados”. A una alumna del Instituto de Bachillerato de San Adrián, de Deusto, la golpearán fuertemente en la cabeza achacándole que hubiese participado en los paros de protesta por la violación y muerte de la joven de Loiu-Lujua. El 8 de mayo de ese año, morirá en similares circunstancias otra joven en Donostia. En esta ocasión lo reivindicará el Batallón Vasco Español (BVE) El Ayuntamiento de Bermeo, reunido en sesión plenaria el 16 de abril de 1980, acordó por unanimidad considerar este tipo de violaciones como “arma de disuasión terrorista parapolicial”.

Fuentes:
Víctimas de vulneraciones de Derechos Humanos derivadas de la violencia de motivación política, p. 481. Informe de la Dirección de DDHH del Gobierno Vasco, junio 2008.

En Diez años de represión. Aski da, de Gestoras pro Amnistía, publicación de 1987, se enumeran siete casos de violaciones con este perfil ocurridos entre 1980 y 1987.

El País, 25/01/1980

Punto y Hora, 23/01/1980

Egin, 25/01/1980.

¿Quién mató a Ana Tere, Irune, Cristina…? En Punto y Hora del 1 al 14 de 1988, pp. 16 a 19.

08/05/1980.
En Donostia. Mujer de 16 años. Es violada y muerta de un tiro en la nuca en las cercanías del cuartel militar de Loiola en Donostia, donde se encontraba con su novio. Los agresores golpearon fuertemente al varón, dejándole malherido, mientras que a la joven la llevaron a un lugar más apartado, donde fue violada y asesinada. Su cuerpo aparecerá al día siguiente “con la cabeza destrozada y desnuda de cintura para abajo” (El País, 09/05/1980). Lo reivindicó el Batallón Vasco Español (BVE) de esta manera: “La hemos matado por ser confidente de ETA. Por lo ocurrido en el autobús de Fuenterrabía mataremos a dos chicas vascas. Comando Berasategui”. Tiempo después de estos hechos, el BVE volverá a amenazar al novio: “La próxima vez, un tiro en la cabeza (…) Lo que le ha ocurrido a María José pasará a todas las mujeres vascas”. El País recordará en un reportaje que “en este caso tampoco hubo investigación policial ni actuación judicial, según el informe del Gobierno vasco”, y así lo confirma la familia; el hermano de la víctima recuerda en el mismo medio que ni siquiera recuperaron la ropa de su hermana, que se llevó la Policía para la investigación: “el gobernador nos dijo que había desaparecido”. Asimismo, la familia no recuerda que acudieran autoridades al funeral. Nadie contactó con ellos. No hubo investigación ni juicio ni indemnización. Su hermano añade, además, que “la familia quedó destrozada. Era la hermana menor, y mis padres sólo vivían para ella. Mi padre ya no fue el mismo. Murió pronto. El novio también murió hace tiempo. No se recuperó de unas lesiones tan graves”.

Fuentes:
Informe sobre víctimas del terrorismo practicado por grupos incontrolados, de extrema derecha y el GAL, p. 36. Departamento de Interior del Gobierno Vasco, Dirección Atención Víctimas del Terrorismo (DAVT). Junio de 2008.

El caso de María José Bravo en el informe Víctimas de vulneración de derechos humanos derivadas de la violencia de motivación política. Departamento de Justicia. Dirección de DDHH del Gobierno vasco, junio de 2008, pp. 395 a 397.

Egin de 9 de mayo y días siguientes.

El País del 09/05/1980 y 21/03/2010.

Este listado es INCOMPLETO y está en constante construcción.
Si dispone de más información sobre cualquiera de estos casos o información sobre casos que no aparecen, le rogamos que nos remita esos datos a info@argituz.org
Este listado no contiene nombres por motivos relacionados con la legislación de protección de datos personales.

Última Actualización:

sábado, 21 de noviembre de 2015

Así funciona la ilustre degeneración española: "Hay un montón de gente que conviene eliminar..."

Luisa Isabel Álvarez de Toledo y Maura (Luisa Isabel María del Carmen Cristina Rosalía Joaquina, conocida simplemente como Isabel en su círculo íntimo) (Estoril, Portugal, 21 de agosto de 1936 - Sanlúcar de Barrameda, España, 7 de marzo de 2008), es una historiadora y escritora española, a parte de una figura aristocrata de gran importancia, siendo XXI Duquesa de Medina-Sidonia, XVII Marquesa de Villafranca del Bierzo, XVIII Marquesa de los Vélez, XXV Condesa de Niebla, tres veces Grande de España. Fue regularmente conocida como La Duquesa Roja.

Luisa Isabel Álvarez de Toledo fue jefa de la Casa de Medina-Sidonia, que ostenta el primer ducado hereditario que se concedió en la Corona de Castilla, en 1445, y de otras casas nobiliarias, como la de Villafranca del Bierzo y la de los Vélez. Su residencia principal era el Palacio de Medina-Sidonia, situado en Sanlúcar de Barrameda, en la provincia de Cádiz, que alberga uno de los archivos privados más importante de Europa.

Sus ideales republicanos y su oposición al franquismo hicieron de ella una noble atípica, lo que le valió del sobrenombre de "la duquesa roja". Como escritora, publicó varias novelas y como historiadora su obra fue bastante polémica y controvertida. Dedicó gran parte de su vida a la conservación y catalogación del Archivo de la Casa de Medina-Sidonia, así como a la creación de la Fundación Casa Medina-Sidonia.

- Hay un montón de gente que conviene eliminar. Socialmente, ¡se entiende! Porque dicen lo que no deben o dan mal ejemplo. ¡No a lo grande!. A veces su influencia no pasa de una calle, de un bar o de un centro con cuatro gatos. Nosotros los descubrimos. Nos enteramos de sus costumbres, medimos su peligrosidad y si valen la pena, hacemos su retrato interior. Podríamos eliminarlos físicamente. Y quitarnos el engorro de encima. Pero estos accidentes, salvo si el tipo es un cabeza loca, son sospechosos y terminan por saberse. Así que nos tomamos el trabajo de eliminarlos  psicológicamente. ¡No creas que es tan fácil!. Hay que estudiarlos, saber que les gusta y donde les duele. Romper su equilibrio es lo importante. Un tipo desequilibrado hace y dice tantas tonterías, que se desprestigia en horas. La policía nos manda la ficha. Pero no sirve. Son incompletas, cuando no equivocadas. Así que tengo un montón de gente controlándolos. Cuanto más cerca, ¡mejor!. Amigos, empleados, parientes. Hay hijos que vigilan a los padres; maridos a mujeres. Me importa lo que dicen, no lo que hacen. Lo malo es que a veces nos informan con los pies. Metes un dato equivocado. ¡Y no aciertas ni para atrás!. La verdad es que los informadores trabajan por dos gordas. Y hasta por pura vanidad y de gratis. De los peces gordos nos ocupamos nosotros. Algunos  se quedan hechos unos zorros a la primera. Pero otros, ¡no hay quien los rompa!. Tengo casos que los hemos arruinado, destrozado la familia, metido en procesos de todos los colores, dejado sin trabajo y hasta ridiculizado. ¡Y ahí siguen incordiando!. Pero los más acaban donde quiero. Como la gente les rehuye, porque les hemos hecho la cama, se hacen huraños y solitarios. A los débiles le va peor. Terminan en la droga o el manicomio. ¡Pero no creas que sólo hago el mal!. No sabes la cantidad de cretinos que me deben la carrera, porque les hice pasar por lumbreras, ¡en lo que sea!. Confieso que el trabajo me gusta. Fabricar destinos, sin que el sujeto tenga arte ni parte, te hace sentirte un poco como Dios.

- No pagas, pero por lo que veo, ¡cobras!.

- ¡De puta madre! Claro que me pagan mejor otras cosas.

- ¿Qué cosas? Ernesto sonrió malicioso. Explotaba el misterio, porque le favorecía.

- No son para dichas. Casilda rumiaba.

- Lo que no entiendo es la utilidad de hacer la vida imposible a tipos sin importancia.

Ernesto la miró asombrado.

- Dicen lo que no deben y hacen pensar a los demás. ¿Te parece poco?.

- ¿Pero en qué?.

- Es peligroso todo el que descubre contradicciones. Y lo larga. De lo que dice con la realidad. Y de lo que es, con lo que debiera ser. Si lo hace a lo loco, no importa. Pero el que argumenta, ¡se jodió!. Hay que salvar al sistema. Pero sobre todo, ¡a la institución!.

Ocupado igualmente en adornar la imagen de la monarquía, tanto en su pasado como en el presente, Luis pensó que Ernesto podría serle útil...


Fuente: http://www.papelesdesociedad.info/IMG/pdf/la-ilustre-degeneracion.pdf 

miércoles, 15 de julio de 2015

La Tuerka: ¿Se tortura en España?

Enfoque - España: Por el cierre de los CIES


En este Enfoque presentado por Henry Molano se analiza la realidad de los CIES (Centros de Internamiento de Extranjeros) con Dayana Contreras, de SOS Racismo y Patricia Orejudo, de la Comisión "Cerremos los CIEs".

 

La tortura en las cárceles españolas (FIES)

Nuria Güell es una artista comprometida con la sociedad. Ella investiga la ética de las instituciones, esta vez nos habla sobre el régimen FIES que se aplica en las cárceles de España lo que significa una tortura institucional solapada y escondida por las autoridades y los medios de comunicación tradicionales. Podemos encontrar más información sobre el tema en la web http://www.nuriaguell.net/projects/17.html

Séptima condena europea a España por no investigar torturas

Jon Patxi Arratibel y sus abogadas han logrado que por séptima vez, el Reyno de España sea condenado por no investigar debídamente la denuncia que interpuso por torturas tras su arresto. 

Arratibel fue detenido en 2011 por la Guardia Civil y tras 5 días de incomunicación denunció haber sufrido torturas.

Se alegra por esta condena, ya que es un balón de oxígeno para quienes trabajan por el final de la tortura.

Patxi Arratibel lamenta sin embargo que estas condenas a España no se traduzcan en un cambio de actitud por parte del gobierno español y que Estrasburgo no le presione más.

El vecino de Etxarri Aranatz, considera que la incomunicación es el espacio que permite la tortura, por lo que habría que acabar con este tipo de detenciones.

Patxi Arratibel ya fue detenido en 1997, y en aquella ocasión también denunció haber sido torturado. En su caso, le ha ayudado mucho haber contado lo que le sucedió para poder superarlo.

Espera que esta sentencia valga para que las cosas cambien, aunque cree que la tortura es un arma del Estado y que su final será como consecuencia de una decisión política.

"Torturas en España" Anmistia Internacional

lunes, 6 de julio de 2015

Ciudadano con NIF:76826438K es víctima de los servicios secretos de esta Torturokracia y ha utilizado gases tóxicos en su domicilio contra su persona

Vivo en una democracia y en un estado de derecho imaginario, yo lo llamo Torturokracia, le llamo así porque el poder  lo ostentan unos torturadores con la complicidad de la mayoría silenciosa. Existe sufragio universal mientras ellos continúen en el poder, si se les ocurre votar a otros, puede que prueben una ración de Torturokracia, como la he probado yo y tantos otros.

En el año 2001, me confundieron con un elemento peligroso (para ellos) y metieron la pata, en vez de pedir disculpas, siguieron "molestando" hasta hoy.

He sido víctimas de trampas y envenenado por los servicios secretos en varias ocasiones. Los gobernantes de Torturokracia tienen a la gente que me rodea, comprada o coaccionada para que nadie ose ayudarme o alce su voz contra esta dictadura de barbarie.

He perdido "amistades" (la mayoría eran una mierda, gracias por hacerme ese favor), he sido boicoteado en el ámbito académico, laboral, me ha sido negada la asistencia sanitaria por intoxicación, análisis de sangre falsos, y hasta ordenaron a los médicos (algunos encantados por sobornos, otros más coaccionados) de liarme para que acabara a tratamiento psiquiátrico o en un hospital psiquiatrico.  Como me dijo un agente de las cloacas: Si te suicidas o acabas en un psiquiátrico, el trabajo se lo haces tú solo. Quedas marcado para siempre y pierdes cierta legitimidad a ojos de personas que no conocen tu historia en profundidad. Muchas veces, en caso de envenamiento, los pacientes terminan en urgencias y de ahí son reenviados al hospital psiquiatrico y a veces ordenan a las fuerzas policiales a que hagan de loqueros e inmovilicen al "enfermo" cuando en realidad es una víctima de Torturokracia.

En mi caso particular, han intentado la vía de hacer ver que estoy loco pero como dijo un psiquiatra en televisión: Los pacientes de los psiquiatras, se mueren de viejos, porque su enfermedad es mental no física. Tengo el cuerpo severamente dañado por sustancias tóxicas: hidrocarburos (benceno) que pueden provocar tumores cerebrales, isquemias o ulceras de estomago y cáncer de colon, metales pesados (mercurio), esto me lo dijeron oficiosamente, porque tienen a los médicos comprados y amenazados.  El uso de vaporizadores que a través de tubos expulsan gas tóxico y que permiten gasear todo el domicilio, una sola habitación o parte de de esa habitación sin que afecte a otras personas, después de hacer agujeros en los tabiques de los pisos y edificios adyacentes, con el permiso de algunos propietarios y con la complicidad por omisión de otros estamentos políticos, judiciales y policiales. Han  convertido una democracia en una cámara de gas.

Los pretextos  que han usado para agredirme cambian cada dos por tres: Eres radical, escuchas tal música, lees tal libro, eres un traidor, eres un chivato, oportunista metentodo, un delincuente (algo curioso porque nunca he estado en prisión), un loco.... y tantas cosas no se pueden ser a la vez.

La razón real es que me fastidiaron por una casa que los servicios secretos querían como base de operaciones, la querían regalada pero me negué. Aunque hay otra razón: la insumisión permanente contra esta TorturoKracia. El que quiera participar en una farsa, que lo haga pero conmigo que no cuenten.